miércoles, 22 de febrero de 2017

EL AÑO EN QUE TE CONOCÍ

el-ano 
Título: El año en que te conocí

Autor: Cecelia Ahern

Año de publicación: 2014

Nº de páginas: 368

Editorial: S.A. Ediciones B

Valoración: **/5







Resumen: Jasmine tiene dos pasiones: su hermana y su trabajo. Cuando la despiden, se da cuenta de que ha perdido el rumbo de su vida. Durante las noches de insomnio, se entretiene observando a través de su ventana las escenas que monta su vecino, Matt. Este, un locutor de radio, también se ha visto forzado a dejar de trabajar después de que una de sus entrevistas terminara en escándalo…

Jasmine tiene muchas razones para detestar a Matt, y el sentimiento parece ser mutuo. Una Nochevieja, sus caminos coinciden. Y a medida que avanza el nuevo año, una amistad inesperada empieza a florecer…

OPINIÓN:

Cuando este libro acabó en mis manos no tenía ni idea de qué iba. Pensaba que era una novela romántica y después del thriller psicológico, pensé que sería una buena opción para relajarme antes de meterme en una historia que me llevara a poner todos mis sentidos en ella. No había leído nada de Cecelia Ahern, pero hacía poco había visto la adaptación al cine de Posdata: Te quiero y me había encantado. Así que me animé de inmediato pensando que me encontraría algo parecido. Había visto la novela en la sección romántica en alguna librería, pero según iba leyendo me di cuenta del error.

El año en que te conocí no es una historia de amor, sino de amistad y superación personal. Es de ese tipo de novelas que te enganchan desde el principio por su personaje principal. Me recordaba muchísimo a mí porque Jasmine es una mujer muy activa, a la que le encanta lo que hace. El problema aparece cuando desde su empresa la obligan a estar un año entero sin trabajar antes de poder marcharse a otra empresa. El aburrimiento se ceba con ella y tiene que buscar la manera de rellenar ese hueco que ahora ocupan la inactividad y la soledad.

Lo mejor de la novela es el personaje de su hermana, Heather, que tiene Síndrome de Down. Jasmine encarna la sociedad protectora que no cree que estas personas puedan realizar una vida independiente, por mucho que se lo repita como un mantra. Mientras que su hermana demuestra una y otra vez su valía como cualquier otra persona. Heather es pura ternura y coraje ante una vida que intentan de manera velada controlar desde su círculo más cercano.

En la historia también aparecen personajes masculinos, como Matt, el vecino  de Jasmine que pasa igualmente por una mala racha en el trabajo y en su casa. Ambos crearán un tándem que funcionará como terapia en grupo, completada por la presencia del Doctor Jota, un anciano que se ha visto solo por circunstancias de la vida. El trío tiene diálogos maravillosos y situaciones tronchantes.

Las metáforas del jardín y de las estaciones del año ayudan a entender en parte los sentimientos de la protagonista, así como a situar lo que ocurre en cada instante y a entender por qué hay momentos de frialdad (invierno) o de acercamiento (primavera) a ciertos personajes.

No obstante, la novela no me ha parecido tampoco una maravilla. Quizás porque me esperaba más después de Posdata: Te quiero. O quizás porque me veía demasiado representada en el monólogo interno de la protagonista y me parecía un caos total (a veces ni yo me entiendo, pero verlo representado en papel es ya otra cosa y no te deja en buen lugar  :-p ). Curiosamente, me costó adaptarme a las conversaciones internas con Matt, en las que siempre salía mal parado, o a los cambios en el tiempo, pues mezcla constantemente el pasado con el presente. Algo que quiero creer que hacemos todos/as, porque sino igual es que estoy algo loca…

De todas maneras me quedo con una frase maravillosa que seguro que si leéis la novela repararéis igual que yo en ella:

“Para volar primero hay que quitar la suciedad de las alas”