sábado, 25 de febrero de 2017

CALENDAR GIRL 1


 Resultado de imagen de calendar girl 1









Título: Calendar Girl 1 Enero, Febrero, Marzo 
Autora: Audrey Carlan

Año de publicación: 2016

Nº de páginas: 432

Editorial: Planeta

Valoración: ** / 5
      
Resumen: Mia necesita dinero. Mucho dinero. Para ser exactos un millón de dólares. Y además tiene poco tiempo. La vida de su padre está en juego y ella solo tiene un año para saldar sus deudas. Para ello deberá aceptar un encargo que nunca antes habría imaginado…. Durante todo un año Mia acompañará a lo largo de un mes a un hombre distinto y así conocerá el lujo, diferentes estilos de vida, viajará por muchas ciudades, vivirá experiencias sexuales increíbles... Y hasta puede que conozca al hombre de su vida.



OPINIÓN
Calendar Girl ha caído en mis manos tras ver que algunos blogs recomendaban su lectura. Yo no soy muy dada a la narrativa erótica, pero me apetecía despejarme antes de zambullirme en una novela que requiriese de mis cinco sentidos. Empecé con muchas ganas... y en Febrero me desinflé.

El personaje de Mia me encanta. Tengo que reconocerlo. Es descarada y no tiene pelos en la lengua. Su personalidad es arrolladora. Es una mujer que parece tener las cosas bastantes claras. Su trabajo es acompañar a hombres durante un mes y en su contrato no se incluyen tener relaciones sexuales PERO los clientes son tan hollywoodienses y perfectos que a ella no le importa disfrutar de su compañía. ¿Es 100% así? En realidad es lo que nos pretende hacer creer la escritora. Lo cierto es que a Mia no le queda otra que ofrecer sus servicios y su cuerpo para pagar una deuda millonaria que ha contraído su padre con un prestamista (que, casualidades de la vida..., es el ex de la propia protagonista). Ella es consciente de que si se acuesta con ellos conseguirá más dinero y aunque cuando llega el dinero a su cuenta se haga la ofendida en realidad es uno de los objetivos que se marca cada vez que recibe la información sobre su nuevo cliente.

Los hombres que aparecen en la historia son, como digo, predeciblemente perfectos físicamente. El único que consigue enganchar es Wes, o Enero. El primero, la novedad, y por supuesto quien supondrá un punto de inflexión en la relación de Mia con el resto de clientes. Bueno, de Mia y de los/as lectores/as, porque el argumento parece perder fuelle tras la historia maravillosa e ideal del principio. Wes tampoco es tan perfecto como se nos presenta. A través del dinero intenta comprar a la protagonista para que se quede con él y se olvide de su trabajo. Además no respeta la decisión de Mia sobre volver a encontrarse un año después y alimenta a través de llamadas (y tampoco quiero desvelar mucho más) que la protagonista no pueda disfrutar de las siguientes experiencias.

A Febrero le pasa igual, es una historia de tránsito en la que Mia disfruta del sexo pero en la que no deja de ser un objeto sexual que el artista francés se esmera en plasmar en sus obras. De hecho, Mia es el centro de la nueva colección y la relación de los dos no profundiza en otro terreno que no sea el sexual a diferencia de lo que sucede (aunque superficialmente) con Wes.

Marzo es un contrapunto a la apatía que una siente con Febrero. No quiero desvelar gran cosa, pero no te esperas el tipo de relación que mantienen ambos. Quizás lo que le faltaba a Febrero, lo puedes encontrar en Marzo y viceversa. ¡¡¡Pero es que tampoco es realmente con el propio cliente!!!

Las escenas de sexo son muy subiditas de tono, especialmente con Wes de por medio. No me parecen descritas de manera ordinaria, como puede suceder en otros libros de la misma temática, y aunque la protagonista es Mia y ella describe las escenas intentando reconocer su propio placer por encima de todo,  lo cierto es que los hombres se comportan como machotes que tienen que llevar siempre la voz cantante, convirtiéndola en una mujer sumisa que se deja hacer para poder llegar al clímax.

De Calendar Girl me parece innovador que la historia se divida en cuatro libros, de acuerdo con los meses del año. Permite tener una visión más profunda de cada una de las relaciones que Mia mantiene con sus clientes. Sin embargo, no me gusta que se repita una y otra vez el patrón de una mujer que es presa de su dedicación ferviente hacia su familia y que no tenga más salidas que hacer de scort para poder salvar la situación.


Después de leer Calendar Girl, me pongo manos a la obra con La Viuda. Ya tenía ganas de leerlo, pero es una de esas lecturas que se van dejando para un "mejor momento".
¿¿¿¿¿Y vosotros/as con qué estáis?????