Pages

jueves, 20 de abril de 2017

EL GUARDIÁN INVISILE



Título: El Guardián Invisible (1)

Saga: Trilogía del Baztán

Autora: Dolores Redondo

Editorial: Planeta Destino, Edición bolsillo.

Nº de páginas: 431

Año de publicación: 2012 (2016) 

Valoración: 5/5






Resumen: En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en unas circunstancias que lo ponen en relación con un asesinato ocurrido en los alrededores un mes atrás.
La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará de vuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal.

OPINIÓN PERSONAL

¡Lo prometido es deuda! ¡El Guardián Invisible me ha encantado! Sin lugar a dudas pasa a ser uno de mis libros favoritos porque ha conseguido que me meta en la piel de la protagonista y me ha trasladado mentalmente al valle de Navarra en el que ocurre toda la historia. (¡¡S.O.S puede que esta sea una de las entradas en las que más me alargue!!)

Dolores Redondo ha creado una historia en la que los personajes son completamente humanos. Ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos. Todos tienen un punto inquietante que no te deja confiar en ellos. Todos ocultan algo tras sus vidas diarias: recuerdos terribles, frustraciones por llevar vidas diferentes, inquietudes con un lado oscuro, poderes de visión e incluso un instinto de supervivencia que no deja que caigan en un pozo sin fondo.

La protagonista, Amaia es una mujer fuerte e inteligente propia del siglo XXI. Tras hacerse paso en un mundo de hombres, como es el policial, gracias a sus esfuerzos por formarse en el FBI con los mejores, este personaje toma las riendas de un caso que le hará estar en contacto con un pasado que ya creía olvidado, al menos en parte.

Sus hermanas se presentan como el contrapunto a su personalidad: Ros o Rosaura, como ahora quieren que la llamen, se ha convertido en una mujer fuerte a base de las desdichas que le han ocurrido. Una vez tiene claro que quiere dejar atrás una vida entregada al vago de su marido y al negocio familiar, esta consigue rehacer todos sus planes para poder sentirse más completa. Por otro lado, Flora es una mujer completamente sumisa a los deseos de la familia, con un enorme sentido de la responsabilidad incluso hasta límites que nadie le ha pedido traspasar. Concienciada con su obligación autoimpuesta, ha sacado la empresa familiar adelante gracias a su visión de negocio.
En esta novela, los hombres que aparecen junto a Amaia y que interactúan con ella lo hacen como compañeros y no como seres superiores, aunque bien es cierto que en el ámbito laboral, la protagonista tiene que enfrentarse al machismo imperante. Haciendo caso omiso de las críticas destructivas, Amaia conseguirá sobreponerse y valorarse como profesional y como mujer. Quizá, su fiel compañero, Jonan, que actúa como un Watson español para la inspectora, es su mayor apoyo (curiosamente es homosexual, lo que enfatiza la unión de ambos por sobrevivir entre tanto hombretón que lo sabe hacer todo bien en comparación con ellos).

Su marido James tiene un papel que históricamente se ha visto feminizado: él es el artista que pasa más tiempo en casa y que, por tanto, tiene que hacerse cargo de las labores del hogar. Cuida de Amaia y está obsesionado por formar una familia, probablemente no solo porque siente que le apetece formalizar aún más la relación, sino porque su familia le presiona con ello. En este sentido, Amaia representa un rol más masculino, al querer centrarse más en su trabajo. No obstante, le persigue la culpa de la presión social por no cumplir con su papel como mujer dentro de una sociedad tan patriarcal.

Otro de los puntos fuertes de la novela es el modo en que la escritora introduce la importancia de los ritos ancestrales y de la mitología en nuestras vidas. A través de esta historia, Dolores Redondo le muestra al lector un mundo mágico propio de la cultura navarra y realiza una crítica ácida hacia las religiones modernas por adoptar como propios algunos de sus elementos o incluso por intentar eliminar aquellas facetas que consideran oscuras a la hora de lograr crear un rebaño obediente: una sociedad libre de raciocinio que cuestione los valores morales existentes. En su lucha por desprenderse de las creencias populares, Amaia tendrá que enfrentarse a su propia razón para discernir si sus creencias son válidas o si tiene que replantearse su manera de pensar el mundo para poder resolver el caso y atrapar al asesino.

En mi opinión la temática no se centra solamente en resolver unos asesinatos en serie, sino que además hace énfasis en problemas de género: ¿Cómo resuelve los conflictos una mujer en un mundo de hombres? ¿Qué aporta su visión femenina cuando se enfrenta a escrudiñar los cuerpos sin vida de muchachas adolescentes? ¿Qué papel juegan las mujeres en los entornos familiares hoy en día? ¿Existen otras masculinidades que comienzan a visibilizarse en ámbitos totalmente conservadores? Si es así, ¿cómo consiguen hacerse paso en ese mundo? 

Evidentemente, la novela despierta muchos más interrogantes, pero quizá caería en contar toda la trama y no sería justo. Mis expectativas eran altísimas y las ha cumplido con creces. Ya tengo en mi mano el segundo libro, aunque probablemente primero lea otras cosas y me vea la película que se estrenó hace unos días. (También quiero decir que hay una versión en comic! Os dejo las fotos de la peli y del comic aquí debajo para que podáis verlas)


 ¿Y vosotros/as habéis leído ya esta novela? ¿Qué opináis de ella? ¿Con qué estáis ahora mismo?

jueves, 13 de abril de 2017

SOLARIS

Título: Solaris

Autor: Stanislaw Lem

Editorial: Comunicación y Publicaciones S.A.

Nº de páginas: 254

Año de publicación: (1997) 1961

Valoración: 2/5








Resumen: Nada más llegar a la Estación Solaris, suspendida sobre uno de los océanos del planeta de idéntico nombre, Kris Kelvin constata que las cosas no van precisamente bien: uno de los tripulantes se acaba de suicidar, otro se encuentra aterrorizado y el tercero se niega a abandonar su laboratorio. Además, Kris es testigo de extrañas apariciones; entre ellas, la de su difunta esposa.

OPINIÓN PERSONAL
Tengo que reconocer que llegué a este libro gracias a una reseña que El Gato con libros hizo en febrero😏😏. Me fascinó la manera en que hablaban del libro y pensé que sería increíble poder constrastar opiniones sobre la novela. Y de hecho, hay algunos puntos en los que coincidimos, pero el más importante, la valoración final es completamente diferente, (¿o no?). Admiro que ellos hayan sabido ver lo grandioso de la historia (¿por qué yo no?). El problema es que cuando terminas de leer el libro, ¡es todo muy contradictorio!

El personaje principal de Kris Kelvin se construye, principalmente, alrededor de la figura de otros dos personajes. Uno de ellos es totalmente secundario: su difunta esposa. No deja de representar el arquetipo de personaje femenino que pone su "segunda" existencia en pro del bienestar de su marido. Como si se tratara de una niña, Kris la trata como un ser al que necesita para no hostigarse por su culpa ante la muerte de esta en la Tierra, así como a un instrumento con el que determinar si la especie humana es capa de trasvasar ciertos límites científicos y éticos o no. Por otro lado, el otro personaje es claramente el gran personaje de la novela: Solaris. No se trata sólo de un planeta con un océano que traspasa los límites del entendimiento humano, sino que en su personificación es capaz de hacer tambalear las teorías más arraigadas por la comunidad científica, y por tanto, de Kris y sus compañeros.

 (Imagen de la película Solaris, adaptación cinematográfica de Steven Soderbergh (2002))

¿Es capaz el ser humano de entender realmente aquellos descubrimientos que van apareciendo en los hallazgos intergalácticos? ¿Somos realmente tan inteligentes como nos creemos? ¿Somos ya meros instrumentos de inteligencias superiores? ¿Puede existir una comunicación recíproca y pacifica entre la raza humana y otros organismos? ¿Realmente los organismos son lo que los académicos establecen o estamos ante una nueva manera de clasificar el mundo? ¿Podemos o deberíamos clasificar todo aquello que nos vamos encontrando?

Y en cuanto a las apariciones de los visitantes: ¿cómo actuaríamos si una persona que sabemos que ha fallecido se nos aparece y convive con nosotros como si no hubiera pasado nada?

Vale, visto así, la novela es muy interesante porque te hace reflexionar sobre aspectos que aunque parezcan de ciencia ficción, quizá no estén tan alejados de una realidad en un futuro próximo (sobre todo viendo los últimos descubrimientos de la NASA).

Pero claro, a mi me resultó bastante lento. Voy a decirlo todo, lo positivo es muy positivo, pero es una lectura lenta, llena de descripciones y de explicaciones de teorías que el autor se inventó para dar sentido a las mil y una contradicciones que los científicos de la nave espacial sienten ante la presencia, para ellos incoherente, del océano de Solaris que da forma a todos sus temores. (Gran mente de Lem para crear esos estudios sobre el planeta, pero tiene que gustarte mucho estas cosas para disfrutarlas)

Así que puede que al final, Solaris sea una gran novela teniendo en cuenta que se escribió en 1961 y no hace dos meses...


La reseña de la siguiente lectura será El Guardián Invisible de Dolores Redondo, que estoy disfrutando 100%!!!
¡¡¡Hasta la próxima semana!!!

jueves, 6 de abril de 2017

OUTLANDER 1 - FORASTERA

Título: Outlander / Forastera

Autora: Diana Gabaldón

Saga: Outlander

Editorial: S.A. Salamandra

Nº de páginas: 704

Año de publicación: (2010) 1991

Valoración: 5/5






Resumen: 1945. La guerra ha teminado y una joven pareja se reún por fin para pasar sus vacaciones en Escocia. Una tarde, cuando pasea sola por la pradera, Claire se acerca a un círculo de piedras antiquísimas y cae de pronto en un extraño trance. Al volver en sí se encuentra con un panorama desconcertante: el mundo moderno ha desaparecido, ahora le rodea la Escocia de 1734, con sus beligerantes y supersticiosos clanes, hombres y mujeres rudos, a veces violentos, pero con una capacidad de vivir y de amar como Claire jamás habia experimentado en su anterior vida.

OPINIÓN PERSONAL
Outlander es una de esas sagas que te enganchan en el primer libro y que no te dejan respirar. Decir esto puede parecer muy presuntuoso, pero si estás enamorada de Escocia y de su cultura como yo, entonces entenderás por qué lo digo. La mezcla de hechos históricos, los personajes y la amplia temática que toca hacen de esta historia una tela de araña que embelesa y atrapa.

Los personajes están construidos al detalle. Claire es una mujer moderna del siglo XX, que trabaja como enfermera en la Segunda Guerra Mundial. Su carácter choca con el estereotipo convencional de la mujer que se queda en el hogar para que, tras la guerra, su marido vuelva a los puestos de trabajo que hasta entonces ha tenido que ocupar ella para poder sacar adelante a la familia. Claire es, como digo, moderna, culta, inquieta, inteligente, soñadora, segura de sí misma, pero sobre todo, nada sumisa. Tiene claro que su marido, Jack Randall, es su compañero, no su dueño. Una idea que comparte abiertamente con él, quien respeta cada inquietud de esta y la incentiva. Una vez Claire se encuentra en el siglo XVIII en Escocia, en medio de toda la guerra entre ingleses y escoceses, su personalidad arrolladora dejará pasmados a los hombres que encuentre a su paso, pues tienen un concepto muy estático y machista de cómo debe comportarse una mujer.

Jack Randall es quizá el personaje más complejo de la novela por su papel como nexo de unión entre la sociedad del siglo XX y la del XVIII. Tras la guerra, retoma la relación con su esposa Claire y deciden viajar a Escocia como el viaje de novios que no tuvieron. Sin embargo, tiene otra excusa: es profesor universitario de historia y quiere buscar el eslabón perdido en su familia. Tras muchas investigaciones ha descubierto que su linaje familiar está relacionada con este país norteño, así que decide ir hasta allí para indagar en los documentos de la época. No quiero hacer grandes spoilers, porque este personaje es clave. Así que lo dejo aquí. Pero es muy interesante ver cómo se convierte, en mi opinión, en la pieza clave sobre la que gira toda la historia.

No obstante, el gran personaje es el de Jamie Fraser. Un hombre rudo de formas (hay que recordar que pertenece a la época del XVIII) , pero inteligente, políglota, culto, leal, simpático, abierto de mente, capaz de ver más allá de sus narices, orgulloso y guapo. Al parecer, muy muy guapo. Y este es uno de los grandes ingredientes de toda novela romántica: ambos personajes principales han de ser de belleza extraordinaria para poder encajar en el círculo del amor perfecto, incorrupto y shakesperiano, tan arraigado en nuestra sociedad. Su historia anterior a la aparición de Claire, así como su conexión con Randall, su papel en el clan MacKenzie y sus problemas para lidiar con una guerra interna, debido al trauma que tiene, así como externa, por el conflicto político de la Guerra de Independencia de Escocia, son un cóctel maravilloso para concebir un personaje en plena ebullición que terminará por explotar una vez conozca a Claire y el aire nuevo que trae con ella.

La historia de amor entre Claire y Jamie siempre se verá envuelta por los temores y la mala conciencia de Claire por estar traicionando a Jack, aunque no sepa si volverá a verle algún día. Tampoco empezará como cualquier otra historia de amor, pues ambos se verán forzados a establecer una relación que comenzará basándose no solo en la curiosidad del uno por el otro, sino en el intento de protegerse del resto de personajes tóxicos que quieren hacerles desaparecer.

La descripción de la época de la Escocia del siglo XVIII es increíble. La autora se documentó muy bien no solo en los hechos históricos, sino en detalles como las costumbres, los festejos, las actitudes, las vestimentas e incluso la comida. Todo conforma un contexto que hace que los y las lectores se enamoren de la historia y de los personajes y quieran saber más.

Por supuesto, como en todas las historias hay cosas que pueden no gustarte. A mí, por ejemplo, no me gustaron ciertos episodios de violencia que Claire u otras mujeres sufrían, pero entiendo que el personaje de Claire crea una clara contraposición entre el sector femenino de una y otra época, al mismo tiempo que deja claro que Gabaldón está criticando abiertamente una sociedad machista al introducir un personaje tan moderno.

Independientemente de que exista la versión televisiva de esta saga, la cual veo y de la que espero que llegue la tercera temporada impacientemente, sigo leyéndome los libros. Ya he terminado el tercero, así que iré poco a poco subiendo las reseñas. De momento, digo ALTO Y CLARO, que este es el mejor libro de los que he leído. Cruzaré los dedos para que no pierda demasiado fuelle la saga.